top of page
  • Foto del escritorJuan Felipe Alban

Si cree que no está contando una historia, probablemente está contando una mala historia.

Actualizado: 25 abr





Existe una ilusión sobre cómo debemos comportanos en el mundo organizacional. Quedo atento, saludos cordiales, estimado jefe, son solo algunas de las convenciones que utilizamos todos los días para comunicarnos dentro de nuestras organizaciones. Parece algo menor, pero es un reflejo de la historia que estamos contando y va más allá de una simple convención. Con este mismo deber-ser o principio, preparamos nuestras presentaciones, creamos los pitch que hacemos a nuestros clientes y diseñamos las piezas con las que nos comunicamos al mundo. 

Esta ilusión presenta un gran problema y es que cuenta una historia pero una mala historia. Una historia que de lejos deja ver que: no hay un esfuerzo por innovar, por destacarse, 
por buscar una identidad y un significado, por ofrecer, 
en últimas, algo que valga la pena.

En cambio, indica que estamos haciendo el mínimo esfuerzo posible, que tenemos temor de cometer un error, que el producto o servicio bien se puede parecer a cualquier otro. ¿Estamos alienados?


Esta es una ilusión compartida. Miles de empresas, organizaciones, 
colaboradores, servidores, empleados, trabajadores, compañeros o como los quiera llamar, operan bajo esta misma modalidad. Y aunque puede que su trabajo sea excelente y lo que hacen lo hagan con dedicación y afecto, cuando entran a competir contra miles de mensajes iguales se encuentran con un gran ruido que no les permite sintonizar, salir adelante, conectar con otros: ofrecer algo propio, original y diferente. Peor aún: se evidencia que no existe un propósito o un significado verdadero sino que existe un protocolo sacado de un manual para comunicarse y sobre esa idea hacemos y decimos. No es lo mismo contar las sílabas de una palabra y aprendérsela de memoria, que recordar un mensaje por el valor que representa.


Desde Tell creemos que es posible transformar la forma en la que las organizaciones cuentan sus historias para crear buenas y originales historias que les permitan reivindicar lo que hacen y presentarlo de forma qu conecte con sus audiencias y llegue lejos, donde cada uno quiera que llegue.


 

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page